Archivo de la etiqueta: Juan Eslava Galán

Mi hábitat

El bufón

Tras quinientos años de otear la vida de esta ciudad, poco han escrito sobre mi. Sólo Juan Eslava Galán en su “El enigma de la Mesa de Salomón” y Emilio Luis Lara López en un trabajo aparecido en 1999 en el Boletín de Estudios Giennenses nº 172 y titulado “El friso gótico de la Catedral de Jaén: una alegoría de la resurrección”. Para el primero soy Bafomet, “un hombrecito vestido a la usanza del siglo XV y tocado con un turbante… la cara redonda y fea, la mirada curiosa e incisiva algo desviada hacia la izquierda, la boca enorme y firmemente cerrada, los labios muy apretados. Está sentado en el suelo a usanza oriental. Tiene las piernas retraídas y los pies juntos por las plantas. Descansa los codos sobre las rodillas y se agarra los tobillos con las manos. La izquierda tiene el dedo índice montado sobre el corazón“, y vendría a ser “un ente abstracto“, “la Pequeña Figura de la Cábala“.

Para Lara López sería el bufón.. “porque, al ser el elemento figurativo que inaugura el submundo demoniaco, está en la antítesis del mundo celestial (al que nos acercamos conforme discurre la moldura hacia la izquierda). Y si en el paraíso celeste Dios es el rey, el bufón sería su figura antitética, la inversión de la majestad.

Ambos autores sí coinciden en que mi hábitat (el friso o cenefa de que formo parte), es algo más que decoración, es un mensaje, una alegoría que se lee de derecha a izquierda; una narración escrita en piedra en el siglo XV.

Como no me gusta el protagonismo quisiera mostraros (siguiendo las descripciones de Lara López) otros personajes de tan singular relato.

 

Friso

Gárgola

..”con las alas plegadas, del pico abierto le sale una larga, viscosa y chorreante lengua, la mirada es atemorizadora, y posee cresta, teniendo el cuerpo surcado de escamas.”

Animal alado

…”y el cuerpo es -ya no escamado- de plumas, por lo que en puridad, al faltarle la cabeza, no sabemos con certeza si es un animal fantástico o quizá un pelícano” pues ” el pelícano es una de las más conocidas alegorías de Cristo, pues la leyenda atribuye a este ave acuática que por amar tanto a sus crías, las alimentaba con su propia sangre picoteándose en el pecho.”

Cabeza de cerdo

…”con el hocico abierto, gruñendo, y debajo, permanece flanqueada por dos conchas“..

Cabeza de mono

…”los simios tienen un sentido general de fuerza interior sombría

Guirnaldas

…”dos guirnaldas de laurel, y sobre ellas, reposan dos figuras zoomorfas.”

Cabeza hindú

..”se esculpió una cara atendiendo a la iconografía hindú: gorro cónico, ojo almendrado y de mirada penetrante, oreja puntiaguda y barbilla sobresaliente.”

Dos cerdos hocico abajo

Granadas

…”Debido a la abundancia de pepitas y a su color rojo intenso, el fruto del granado es un símbolo de la plenitud de vida y a su renovación continua.”

Fálico

..”El cinturón, un símbolo femenino, expresa una protección por medio de las virtudes morales, siendo una alegoría de la virginidad (de María). Pero además, cuando el cinturón aparece asociado con Venus, tomo un significado fetichista erótico. Y es que en el modillón, aparecen varias hebillas en las que se abrocha el cinturón, y el trozo final de la correa adopta una clarísima forma fálica, y el falo es el símbolo de la perpetuación de la vida y de la fuerza de su propagación cósmica.”

Puerta de arco apuntado

..”puerta de arco apuntado que con posterioridad fue cegada con sillares” … y que rompe la estructura narrativa.

Gemelos

..”o géminis (el signo zodiacal). Estas dos figuras humanas están mirándose mutuamente, y simbolizan la dualidad, el Bien y el Mal, el nacer y el morir.

Quien quiera leer el trabajo completo de Emilio Luis Lara López, puede descargarlo en este enlace.

No quisiera acabar sin el agradecimiento a alguno de los autores de la obra.


El dolmen está malito

El dolmen

El dolmen

No era solsticio ni equinoccio alguno, era Semana Santa, pero se me ocurrió acercarme al dolmen de Otiñar, a la espalda del monolito de Carlos III (sillón del rey lo llamamos por aquí) en el Cerro Veleta. Juan Eslava Galán lo cita en su libro “El enigma de la Mesa de Salomón” como dolmen votivo de menor entidad que giraba alrededor del santuario-gran dolmen que, para rendir culto a la Diosa Madre, se erigía en lo que hoy es la catedral de Jaén. Dice Eslava Galán: El dolmen es la imagen de la caverna.  Las cavernas son lugares sagrados, lugares donde, en palabras de Jung, «lo numinoso se produce o es acogido». El dolmen es la alegoría de la Diosa Madre. Quizá respondan «al intento de reproducir en el escenario y la escenografía de la procreación húmedos y angostos túneles de acceso a la celda uterina rematada por cúpula». Pues bien, ayer, como casi todos los años, regresé por un rato al seno materno, seno tradicional y repetidamente mancillado y expoliado pero que, esta vez, más que sensación de solidez me la dio de fragilidad, parece que la losa horizontal se está agrietando cada vez más y amenaza con partirse y desgajarse.

Ya en junio de 1994, en una conferencia pronunciada en el Colegio de Arquitectos de Jaén titulada “Dolmen y Pinturas Rupestres de Otiñar en el Puente de la Sierra” , el arqueólogo jaenero Narciso Zafra se preguntaba varias veces por qué, pese a todos los avatares sufridos, seguía el dolmen en pie. Estos son los fragmentos textuales que extraigo de su intervención cuyo texto completo puede ver en este enlace.

(…) “El dolmen de Otiñar sin embargo y pese a haber sido expoliado repetidamente se mantiene en pie. ¿por qué?. En el año 1947 el mayordomo del Teniente Coronel de la Guardia Civil Rodríguez de Cueto, a la sazón Barón de Otiñar, saqueó el dolmen. Fue a raíz de un sueño que le indicó la existencia de un tesoro bajo la gran losa de piedra del Collado de los Bastianes, que así se llama el lugar donde se ubica. Del tesoro lógicamente nada sabemos, ni el mayordomo ni nosotros, pero mas grave que su desilusión es nuestra ignorancia de lo que allí había. De los enterramientos y sus ajuares solo conocemos que según parece (así lo cuenta García Serrano en su tesis), D. José Siles vecino de Jaén conservaba en 1969 parte del ajuar de la tumba (una vasija troncocónica con fondo plano y asa mamelón y un cuenco “tortera”. 

Desde 1947 el dolmen ha sido visitado por muchísimas personas, agredido por algunas  de ellas y reexpoliado por otras y sin embargo sigue en pie, ¿por qué? primero porque es zona de difícil acceso, segundo porque el único factor de alteración del terreno aparte de la erosión, es el pastoreo estacional y sus consecuencias para el elemento son prácticamente nulas, tercero porque una estructura de sus características cuadra mas con el concepto actual de monumento, es una construcción que está mas cercana a nuestra idea de lo que es una reliquia arqueológica e impone por tanto mas respeto y hay un cuarto factor que no se puede olvidar que es la suerte, si al mayordomo se le hubiera ocurrido construirse un chalet allí encima en vez de buscar tesoros y su amo el barón le hubiera dejado, hoy no tendríamos dolmen. (….)

Pues bien, lo que no ha hecho el hombre que no lo haga tampoco la naturaleza ni el transcurso del tiempo.

El enigma...