Archivo de la etiqueta: Jabalcuz

Fecha de caducidad

Tenemos más tiempo, pero todo es cada vez más fugaz, más perecedero, precario y pasajero.

Será la sociedad de consumo que permanentemente ha de estar devorando para subsistir.

Los versos que bordean el carril bici de Jabalcuz difícilmente persistirán 100 días, por contra, el soneto a la cruz de Almendros Aguilar que se encuentra bajo la cruz del castillo pronto alcanzará los 100 años.

Esculturas en el carril bici

Carril bici

Con la idea de ver las esculturas que Ríos ha colocado en su recorrido, me fui a patear el carril bici, dirección Jabalcuz.

Durante el camino tarareaba lo que recordaba de una vieja canción de Serrat. Frases inconexas como: prefiero los artesanos a las factorías, los caminos a las fronteras, una mariposa al Rockefeller Center, la revolución a las pesadillas,  el lunar de tu cara a la Pinacoteca Nacional, …

J. Ríos

Pensaba en Ríos como un artista urbano, de rascacielos, avenidas y cementerios de automóviles y me he encontrado uno rural, de museo etnográfico, al que salva su ingenuidad.

El paseo acababa en el Ojo del Buey al que, para estar con los tiempos, se le ha practicado una blefaroplastia. Lo natural no vende.

Los baños de Jabalcuz

Baños de Jabalcuz

Baños de Jabalcuz

Google Books contiene varias memorias sobre los baños de Jabalcuz donde se describe su topografía, vegetación, historia, características físico-químicas y virtudes medicinales de sus aguas, etc. Esta de 1866 recoge historias de las enfermedades más notables que se han curado con sus aguas como por ejemplo:

Una enferma de edad de 28 años, de estado honesto, temperamento nervioso, constitucion endeble, bien alimentada y de vida sedentaria, padecia hacia un año continuas convulsiones, que le causaban congojas, sudores copiosos, vómitos, algunas veces se le presentaban paroxismos epileptiformes; habia sido dirigida su curación por un Profesor instruido, que le prescribió los medicamentos mas apropiados, el egercicio á pié y á caballo, y 20 baños en agua dulce: todo fué en vano, hasta que por consejo mio empezó á tomar estos baños minerales, esperimentando á poco de usarlos un conocido alivio, convaleciendo perfectamente, sin esperimentar mas convulsiones ni temblores.

Termas de Jabalcuz

Como siempre lamentablemente, Jabalcuz vuelve a sonar en los medios -otra tala de árboles para construir más viviendas-. Quizá sea, como escribía Jesús Tíscar en su lagártica del pasado 15, lo malo de Jabalcuz es que tiene esa belleza tan privilegiada que sólo puede inspirar violencia o indiferencia, destrucción. Y la Administración colaborando. El carril bici que están construyendo en algunos tramos más bien es otro golpe (por lo del impacto) ambiental.

Carril bici

Jabalcuz

 

 

logo_01

Acabo de visitar la web de la Plataforma Ciudadana Jabalcuz, repleta de información y contenidos del que fue tan bello lugar.

Cuando comencé a escribir este blog empecé por titularlo Piturda, queriendo significar como las gentes de Jaén insultan, vejan y dejan morir (lentamente o acelerando el proceso), lo que dicen que aman. Éste ha sido también el caso de Jabalcuz.

¿Cómo fue posible que se permitiera la construcción de cientos de viviendas en tan hermoso y salvaje paraje? ¿Con qué ingenuidad se pensó que un plan de urbanización revitalizaría las zonas comunes y emblemáticas de las Termas y los Jardines?

Ironías. Curiosamente la constructora se llamaba así, Termas y Jardines, cuando más apropiado habría sido Construcciones y Desolación.

Alea jacta est.

Ánimo a las personas que integran la Plataforma pero, me temo, que sólo pueden adecentar o maquillar un cadáver.

Viajando por Jaén a principios del XIX

Transcribo alguno de los fragmentos de este libro de viajes localizable digitalmente en la Biblioteca de Andalucía. Tras cruzar en barco el Guadalquivir antes de Mengíbar, el viajero, Nicolás de la Cruz, llegaba a Jaén:
“Llegamos á Jaen, ó sea á la antigua Aurigi ú Oringe.
Esta ciudad conquistada por el Jaen: su Sto. Rei D. Fernando en 1246 local se halla situada al pie del monte Jabalcuz: es bastante escarpado y produce un marmol negro de que hacen uso en varias de sus obras. Su población será de doce mil habitantes: tiene diez parroquias. La antigua poblacion estaba hacia la parte alta: despues la nueva ha descendido hacia abaxo: ella forma una especie de semi-circulo. En el un extremo se ven trozos de su antiguo muro, y en la cima un castillo arruinado. Tiene dos calles regulares, las demas son tortuosas y con descensos y repechos. La plaza principal tiene una fuente de excelente agua. (…)
En Jaen naciò D. Luis Cabeza de Vaca Obispo de Canaria, Salamanca y Palencia, maestro del Emperador Carlos V. Tambien han florecido los medicos Alfonso Freilas que escribió sobre los contagios, y Juan de Viana autor de un tratado de pestes, sus causas y su curación. En las artes han tenido nombre Sebastian Martinez, ya citado, que nacio en 1602 y fue pintor de Felipe IV: Manuel Molina que estuvo en Roma el qual nació en Jaen en 1614 y murió de lego franciscano en 1677: era inferior á Martinez en su profesion. Un Juan de Aranda se hacia honor en la escultura en el siglo XVI.
Segun parece Jaen no tiene paseos ni diversiones. No obstante goza deliciosas vistas. Por su situación debe ser pais de muchos vientos. Su territorio vecino tampoco es abundante de cosechas, asi no es la ciudad mui rica. (….)”
¿Han pasado dos siglos?