Archivo de la categoría: nuevo teatro

Carmen Linares

Carmen Linares

Majestuosa, inmensa, colosal, enorme, formidable, ingente, ciclópea, gigantesca, imponente, morrocotuda, tremenda, titánica, grandiosa, brutal, apoteósica, monumental, excelente, grande, solemne, mayestática, impresionante…

…y no hay palabras para expresar como estuvo Carmen Linares en el Nuevo Teatro el pasado 4 de octubre. Verso a verso era el espectáculo.

Dos cosas quisiera agradecerte, cantaora. Tu voz, y que me descubrieras el hermoso poema Adelfos de Manuel Machado (la sombra de su hermano lo apartaba siempre de mi mirada):

………..Mi voluntad se ha muerto una noche de luna
en que era muy hermoso no pensar ni querer…
Mi ideal es tenderme, sin ilusión ninguna…
De cuando en cuando, un beso y un nombre de mujer.

(…) ¡Ambición! No la tengo. ¡Amor! No lo he sentido.
No ardí nunca en un fuego de fe ni gratitud.
Un vago afán de arte tuve… Ya lo he perdido.
Ni el vicio me seduce ni adoro la virtud.

Anuncios

Contradicciones

El método Grönholm vs. Sebastiao Salgado.

El pasado miércoles conocí (interiormente) el Nuevo Teatro asistiendo a la representación de El método Grönholm, de Jordi Galcerán. Por otro lado, ayer, quedéme extasiada ante las maravillosas fotografias de S. Salgado que se exponen en el Centro Cultural Miguel Castillejo y que deberían ser visita obligada de colegios, equipos de futbol, cuadrillas de jornaleras, juntas de vecinos, pandillas de adolescentes, asociaciones de ludópatas, amigas del alcohol, ONGs varias, militares, civiles, pueblo todo…. ¡Bellísimas fotos!

Mientras que en Grönholm tras la opulencia, el bienestar, el status, la “cultura” y educación de sus personajes sólo se esconde crueldad, competitividad, humillación y el absurdo de bellas fachadas con interiores sombríos (efectos colaterales del capitalismo los llama el autor); de las fotografías de Salgado junto a la pobreza, los éxodos y refugiados, la enfermedad, el hambre, junto a todo ello, corre pareja la belleza, la ternura, la magia.
¡Que mundo tan contradictorio el nuestro!

Pan y circo

Empujada por mi curiosidad y, tengo que confesarlo, mi mucho de marujona, me acerqué el pasado sábado por el Nuevo Teatro I.L. a contemplar los fastos de su inauguración una vez concluidas las recepciones principescas pasadas por agua.
Más vatios y decibelios. Fuegos, artificio, multimedia, DJs, realidades virtuales, ….
Una, que sigue pensando que lo pequeño es bello, trata de huir de lo grandioso, de la alharaca, los aspavientos y las exageraciones pero me pudo mi lado cotilla y allí fui a ver a Carmen Linares cantando sobre una terraza cuan U2 en Nueva York y a un actor con levita levitando mientras recitaba a Gabriel Celaya.
¿Seguirá la poesía siendo un arma cargada de futuro?