Archivo de la categoría: Historia

Otrora

En Gallica, una magnífica web de la Biblioteca Nacional de Francia se encuentran estas fotografías tomadas por Marie Hubert Vaffier en 1890.

Un des clochers de la Cathédrale de Jaen

La grande place à Jaen

Vue générale de Jaen

Une rue à Jaen

Partie de la façade de la Cathédrale de Jaen

 

Anuncios

Museo Íbero

A través de un artículo de Patxi Eguiluz titulado El último gran MUSEO, aparecido en la revista AD (Architectural Digest) llego a la web del fotógrafo Fernando Alda y su trabajo sobre el Museo Íbero de Jaén. Aquí van algunas de sus fotos.

Pedro del Alcalde

PdA1

No me gustan las prisiones. Es por ello que intento formar una Milicia Honrada y rescatar al guerrillero Pedro del Alcalde de su cautiverio de más de 200 años.

Más si se trata sólo de divertir al turista, ¿porqué no complementar la cárcel con un buen fusilamiento en el muro del Arco de San Lorenzo y posterior exhibición del cadáver en la Plaza de Santa María? ¿Brutal, no?

PdA2

Aceite curativo

Aceitera

El refranero es pródigo con las virtudes del vino: El buen vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre. Menos con las del aceite aunque haya dichos como:
Aceite y romero frito, bálsamo bendito.
Aceite y vino, bálsamo divino.
Con aceite del candil, curar grandes males vi.
El aceite es armero, relojero y curandero.
Duelen llagas, y no tanto untadas.
Si tienes un ojo malo, úntalo con aceite; si no se te pone bueno, se te pondrá reluciente. 
El aceite de Aparicio no es santo, pero hace milagros.

La despechada Altisidora, aquella que llamó “don bacallao, alma de almirez y cuesco de dátil” a nuestro sin par Don Quijote, curó a nuestro caballero de sus golpes y magulladuras con “Aceite de Aparicio”, ¿ pero, qué es este aceite de Aparicio?

Se trata de una preparación medicinal cuya invención se atribuye a un curandero morisco nacido en Lequeitio a comienzos del XVI de nombre Aparicio de Zubia. He localizado varias recetas para su elaboración:

La primera es de Gregorio López y aparece en su “Tesoro de medicinas” de finales del XVI.

Azeyte de aparicio:
Flor de hipérico ……. 8 onzas
Raíz de valeriana ….. 4 onzas
Cardo benedicto …… 4 onzas
Trigo limpio ………… 5 onzas
Todo quebrantado infundido en 3 libras de vino blanco bueno día y noche, otro día echar sobre esta 3 libras de azeyte añejo, mezcla todo a fuego manso en olla vidriada hasta que se consuma la humidad del vino y yerbas meneando que no se quemen las yerbas, y exprimidas, y colado el azeite echar 2 libras de trementina de abeto y cozer abeto y aceite en olla tapada a fuego manso quarto de ora y sacado y tibio echar dentro 8 onças de buen incienso y torceado al fuego menearlo, hierva quarto de ora a apartado taparlo con frazada doblada hasta que se enfríe.
Aprovecha a toda herida fresca, y golpes que puedan engendrar corrupción, si las toma con la sangre por que luego la estanca aunque sea de arterias, quita dolor, y en breve las suelda, a llagas viejas, almorranas, carbunclos, lobanillos encogidos, y otras nacencias, quartanas y terciabas untando al enfermo tres o quatro veces, dolor de costado con tos de estómago, hilada, cólica, riñones, gota frio, dolor de junturas de frio, pasiones de m. y tetas y todo esto untando por de fuera otro azeyte que dicen de la de Olmedo de casi los mismos efectos aunque dicen que este es el de aparicio. Mirra una onza en cantidad, incienso macho onça y media, trementina una libra, azeyte dos libras, cuezan trementina y azeyte a fuego manso en olla vidriada una ora y apartada del fuego por tres credos echar el incienso, y mirra y atapar presto no le queme la cara, y dando un hervor quitarlo este tapado tres oras. Lavada la herida con vino tibio y enjuta poner encima un lienço mojado en este azeyte.

La segunda de Félix Palacios, de su Palestra Pharmacutica Chymico-Galenica de 1706. Utiliza romero, hipérico, ruda, absintio, camomila, lentisco, gordolobo, centáurea y sanguinaria de esta manera:

Tomáranse las hojas, y flores recientes de todas las yerbas, bien limpias de sus partes leñosas, se machacarán en un mortero de piedra, y se infundirán en un Alambique de vidrio, con el azeyte comun, y claro, se pondrá por treinta dias al Sol, despues se echarán en un perrillo, de barro vidriado, añadiendo una libra de Lombrizes, se pondrá en el Baño de arena húmedo, se cocerà hasta la consumpcion de la humedad, después se colará con expression, y se pondrá en un calor lento, añadiendo la Resina, y la Colofonia, la Trementina y la goma de Enebro, hasta que se dissuelvan en el azeyte, despues se colarà,  y mezclarà con la Myrrha, Incienso, Almaciga, Sangre de Drago, Azibar, y Bolo Armenico, se pondrà en un calor lento por veinte y quatro horas, y se repondrà para el uso.
Es muy bueno para consolidar cualquiera suerte de heridas, se aplica encima, ó se echa dentro, quando la herida es profunda, lavando antes la llaga con Vino caliente, se unta el rededor de ella, juntando bien, y uniendo la carne; y poniendo encima muchos paños, y ligando para que se mantenga en este estado.

Por último, Francisco Alvarez Alcalá en su “Formulario universal o Guía práctica del Médico“, de 1841 nos da estos ingredientes:
Aceite de olivas ………………….. 2250 g.
Sumidades floridad de hipericón, ruda … 560 g.
Lombrices terrestres …………………180 g.
Trementina buena …………………….560 g.
Resina de enebro en polvo ……………. 60 g.
Incienso en polvo …………………… 60 g.
Almáciga en polvo …………………… 60 g.

Aceite

Tierra de nadie

Quizá el drama de Jaén consista en que por su afán de modernizarse perdió toda su autenticidad. Nunca consiguió ser una ciudad moderna pero, a cambio, perdió su casco histórico, sus costumbres, sus artesanos…

Vivero de artesanas

Vivero de artesanas

Mientras el vivero de artesanas que creó el Ayuntamiento agoniza, localizo en la Biblioteca Virtual de Andalucía este Retrato al natural de la ciudad y término de Jaén

Retrato

Retrato al natural de la ciudad y termino de Jaén

que recoge una Relación de los Gremios de Oficios Menestrales que habia en Jaén, y de tiempo inmemorial tenian obligacion de asistir à la Procesion del Corpus con sus danzas, pasos, entremeses, y representaciones.. Estos son:

  • Espaderos, cuchilleros, bayneros, ballesteros, sombrereros y silleros, sacaban a Santa Marina.
  • Los curtidores sacaban a Abrahan.
  • Plateros, sederos, boticarios, batihojas y pintores a Santa Clara.
  • Esclavos, esclavas horras y aguaderos hacían la Danza de Gitanos.
  • Tintoreros y zurradores sacaban a San Martín.
  • Molineros de aceite, acarreadores, ayudadores y jarreros por las calles confeccionaban un molino de aceite.
  • Danzantes eran los cereros, playeros, narangeros, pescaderas, cinteros y colcheros.
  • En el infierno estaban los carniceros, cortadores, desolladores, menuderos, menuderas y matadores.
  • La nube de San Francisco la componían mercaderes y traperos.
  • Taberneros, mesoneros, regatones y bodegoneros eran la Tarasca.
  • Espadadores y esquiladores, San Lázaro.
  • Especieros, gorreros y confiteros, el Nacimiento.
  • Albarderos y albardoneros portaban el Pendón de los Albarderos.
  • Zapateros, odreros, obreros y aprendices, San Crispín.
  • Herreros, caldereros, pechilleros y panilleros, Santa Lucía.
  • Los barberos a Santa Cathalina y
  • Cordoneros y alpargateros a San Sebastián.

Faltan otros Oficios que había en la República como eran: fundidores, sastres, jubeteros, albañires o albañiles, almocacenes..

Antigüedades del Reino de Jaén

El manuscrito 1180 de la Biblioteca Nacional puede verse en la Biblioteca Virtual de Andalucía (enlace). Se trata de una deliciosa obra de Martín Ximena Jurado, nacido en 1615 en Villanueva de Andújar -hoy Villanueva de la Reina-, quien fuera secretario del obispo de Jaén Baltasar Moscoso y Sandoval. Está datada en 1639 y contiene descripciones de monedas antiguas, medallas, inscripciones, planos de fortalezas, dibujos.., así como copias de textos clásicos o medievales de temas geográficos, astronómicos, etc.

Va una pequeña muestra.

Descripción del Reino

Mapa del Reyno y Obispado de Jaén

Monedas

Monedas

Inscripciones y esculturas

Inscripciones y esculturas

“en el cimborio desta capilla del castillo estan repetidas muchas veces estas letras Arabes”

“la siguiente piedra y estatuas fueron traidas de los reinos de C.. y estan junto a Jaen el jardin q era de la .. don Sancho y aora de la compañia de Jesus”

estatua romana

Estatua romana

“estatua de un romano es de buen marmol blanco o alabastro – es grande”

Distancias y población

Distancias y población

Pedro Ordóñez de Ceballos

Viaje del mundoA mediados del siglo XVI nació en Jaén el mayor viajero que han dado estas tierras, Pedro Ordóñez de Ceballos, quien recorrió más de treinta mil leguas por tierra y mar (unos 165.000 Km.), más de cuatro veces la vuelta al mundo por el Ecuador.

Retrato de Pedro Ordoñez que aparece en sus obras

Retrato de Pedro Ordoñez que aparece en sus obras

Cuando regresa a Jaén, hacia 1600, después de unos 35 años de aventuras, se dedica a escribir, publicándose en Madrid en 1614 su libro más conocido: Viaje del mundo.

Viage del mundoHe tenido la dicha de encontrar una edición del “Viaje” en la Colección Austral, publicada en Buenos Aires en 1947. De su Libro Tercero, Capítulo XIX, “En el que se hace relación de algunas cosas maravillosas del mundo”, entresaco la relación de fuentes admirables que enumera Ordóñez de Ceballos:

“…En el distrito de la ciudad de Sión hay fuentes de aguas calientes y saladas; en la isla de Elza hay una fuente que crece y mengua, según los días, y en la Mocavia otra que hierve a borbotones; en Sabinier otra buena para tercianas y otras enfermedades, como la que hubo en Loja, junto a Granada; en Sabaura hay otra que crece por la tarde y mañana y luego se seca. En la isla de Iscla, junto a Nápoles, está aquel volcán tan famoso de quien dicen los poetas la fábula de Tifeo, que enojado Júpiter con un rayo, la soterró debajo de esta isla; cuando resuella lanza aquellas llamaradas que se ven, de las cuales la isla está sujeta a incendios. Y en tiempos de Carlos II hubo uno tan espantoso que abrasó muchos de la isla y de tierra firme y ahuyentó la comarca; duró el fuego dos meses, de aquí salen unos baños de agua caliente y azufre y alumbre. Otra su vecina, llamada Prócida, tiene baños muy fuertes; en la isla de Cicilia los hay calientes y saludables, y Mongibelo despide de sí fuego. En la ciudad de Dax, en Burdeos, hay baños calientes dentro y de fuera salados y de betún; en Bornia, de la provincia de Mononia, hay dos baños, el uno que el agua de él vuelve todos los pelos y cabellos canos y el otro quita todas las canas, y hay un lago con dos islas; en la una, en entrando hembra se muere. En Ultoni hay otros baños en la cumbre de un monte que crece y mengua cada día tres veces. Hay un lago que tiene dos islas; una tiene boca, y los que duermen allí ven visiones, y la otra es amena y apacible. El río de Santiago, el palo que cae en él lo torna piedra, y en Hungría hay agua que convierte el hierro en azufre, y otras las piedras en sal, y otras son baños calientes y saludables. En Francia, junto a Puzol, hay aguas azufradas y otros diversos manantiales y baños de varias virtudes, que parecen cifra de todos los dichos, y la tierra es fresca, amena y hermosísima, que parece que la naturaleza cifró aquí todo lo bueno. En la isla de Groenlandia hay cuatro meses de noche, sin ser jamás de día; hay un gran monasterio de dominicos bajo del nombre de Santo Tomás; hay un volcán y una fuente admirable caliente, que cuecen la comida en ella, y en tiempo del frío calientan las celdas de los frailes; sacada el agua y dejada algún tiempo se torna en betún, que con éste y con las piedras que despide el volcán edifican; la más gente de aquella isla habita en cuevas , que son tan pequeñas que les podemos decir jimios o monos. En Islandia hay tres montes y tienen volcanes, y el fuego que despide el monte Egla no abrasa ni quema, aunque sea estopa, y arde en el agua y la consume; óyense bramidos y gemidos y alaridos; dicen los naturales, or tradición de sus pasados, que serán almas que allí purgan sus pecados. Hay ríos de azufre. Hay dos fuentes que el licor de la una es como cera derretida y la otra muy caliente, que todo lo que entra en ella convierte en piedra. Hay días de dos meses, y los moradores estiman sus perrillos como hijos.

En nuestra España tienen fama los baños de Alhama, y en esta ciudad de Jaén hay algunos muy apacibles. En Nicaragua hay dos montes, una legua el uno del otro, que la claridad de las llamas se ven treinta leguas y alumbran más de dos con luz tan clara que es maravilla, y jamás se ha visto humo, ceniza y piedra; dicen que es de oro puro. En Aique, pueblo de Guatimala, hay volcanes y baños muy saludables, y en otras partes arden los peñascos y las aguas y baños son malsanos. Y en Puzol hay un campo que arden los peñascos y todo es de azufre, y de allí se sacan los alumbres. El agua de Boecia, en Negroponte, que crece y mengua cuatro veces cada día, es cosa admirable, y otras aguas hay que tienen siete flujos y reflujos en el mar, y por ser tan investigable este secreto y no poderlo alcanzar el gran filósofo Aristóteles, murió de pena; y así digo que misterios tan soberanos como en este mundo hay donde los sabios no los alcanzan y los idiotas totalmente lo ignoran…”

El Viaje del mundo está digitalizado (en su edición de 1691) en la Biblioteca Virtual de Andalucía (enlace).