Archivo de la categoría: Exposiciones

Proyecto para la creación de una fábrica de bodas en serie.

(Churros auténticos)

 La camarada Revolución nos ha dado cuenta de su gran desconsuelo. La gente sigue casándose… La camarada Revolución creía que el espíritu y la moral de las gentes se habrían adecentado un poco, pero se da cuenta de que el espíritu y la moral de las gentes no son susceptibles de adecentamiento. La gente sigue casándose… Ante la pavorosa realidad, intentamos higienizar sus inevitables consecuencias. Los hombres siguen amando modalidades de opresión. Al menos, veamos si pueden darse las argollas.

Proyecto

Emplazamiento.- La fábrica de bodas en serie se emplazará lejos de todo núcleo urbano. No es conveniente que las tragedias se realicen a la vista del público, porque desmoralizan una barbaridad. Además, las dificultades de acceso a la fábrica, harán reflexionar más a los tontos.

Materiales de construcción.- Serán de tal manera que ahoguen los ruidos. A nadie le importa lo que pasa dentro y siempre es mejor no escuchar las interjecciones de los que vengan a pedir cuentas por lo mal que les salió la suya.

Dependencias.- Una sala de espera, dividida en departamentos bipersonales por tabiques incompletos. El aislamiento es riguroso en caso de epidemia. Un salón de ceremonias y un tobogán para la salida.

Conviene la rapidez para que no haya lugar al arrepentimiento. Que cada palo aguante su vela.

Material.- De dos clases: a) insustituible y b) voluntario.

a) Una ducha fría; un Comité muy convencido de su importantísima misión; un sello que diga: Pasa, si te atreves; un tampón rojo o rojo y negro para el sello.

b) Una estaca.

Biblioteca.- Un ejemplar de los Mandamientos del Sentido Común.

Dependencias anejas a la fábrica.- Un almacén de remaches, herraduras, argollas y cadenas. Una tricromía alegórica de la Libertad.

Funcionamiento de la fábrica.- Es breve. Los individuos esperan, por parejas, en los departamentos bipersonales.

Luego van pasando al salón de ceremonias. No pueden hacer nada, absolutamente nada, sin el sello. Se les sella un papelito, las dos mejillas y la ropa interior de cada uno.

Entonces, el Comité, con voz muy hueca, les lee los Mandamientos del Sentido Común, que pueden reducirse a tres:

  1. Cuando estaba el cura, os engañaba el cura; cuando estaba el juez, os engañaba el juez; ahora os engañamos nosotros, puesto que venís a eso.
  2. El que no puede pasar sin una garantía de propiedad y fidelidad, merece las más viles opresiones sobre su corazón (peligro de asfixia).
  3. El paso por la fábrica da patente de idiota y predispone a dos o tres sinsabores diarios. ¡Sabemos lo que nos hacemos!

La ceremonia es gratuita. Bastante desdicha tienen los que van. Luego se les pone la argolla y la cadena, se les da a besar la tricromía del Comunismo Libertario y se les tira por el tobogán.

Para evitar alteraciones en la buena marcha de la fábrica, conviene poner a la salida este cartel:

No se admiten reclamaciones.


Más y mejor en la exposición “Mujeres Libres (1936-39), precursoras de un mundo nuevo”, que estará en el Museo Provincial de Jaén del 9 al 25 de abril, en la sala II del edificio de Exposiciones Temporales.

Ángeles Agrela

El peso de Sara

De frente. Me gustas Ángeles Agrela.

Retrato (Serie Fanzine)

No sé. Tu mirada. Tus disfraces. Colores. Tu atmósfera. Encuadres. Ironía. Tus fondos o no fondos. Tus luchas. Tus contorsiones.

Sara en el sofá

Ángeles Agrela. Me gustas.

La elegida

¡Qué va, qué va, qué va!… ¡Yo leo a Kierkegaard!

Sábado. Tarde primaveral. Lluvia y sol. Aire frío, y calor en la recacha. En Jaén, soledad en pocas zonas y bullicio en las más. Buscando las primeras recalé en una catedral vacía y una exposición de artesanía en los baños árabes. Allí encontré este colorista “Nacimiento de Venus”.

Me acompañaba Diapsálmata de Kierkegaard.

Aquí les dejo lo mejor de la tarde.

La puerta de la felicidad ¿se abre hacia afuera o hacia adentro?” La gente no hace más que hablar de que el tiempo pasa, de que la vida fluye como un río, etc. Yo no lo noto. El tiempo está quieto y yo también. Todos los planes que proyecto revierten directamente sobre mí, y cuando escupo, la saliva me cae en todo el rostro.”

“Ser un hombre completo es lo más grande que hay. Acaban de salirme unos juanetes, algo es algo.”

“Corría tan deprisa tras la felicidad que la pasó de largo.”“Lo que los filósofos dicen acerca de la realidad es con frecuencia tan decepcionante como el letrero que pende a veces sobre la puerta del almacén de un chamarilero: “Aquí se plancha”. Y claro, cuando uno va para que le planchen la ropa, se lleva chasco, pues el letrero era una cosa más entre las que estaban en venta.”

Viaje al mar del norte

Hermosa colectiva en el Museo Provincial.

Lola Moral

Lola Moral

El viaje facilita la huida de lo propio que oprime y coacciona y ofrece un potencial por descubrir. En el mar y en el desierto es donde mejor se evidencia la infinita gama de direcciones que el tiempo y el espacio ofrecen al viajero que no quiere someterse a una carta de ruta y hace camino al andar.

Lebrero Stals

Sergio García

Sergio García

Camina dos años por la tierra. Sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos. Libertad absoluta. Un extremista. Un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Y ahora después de dos años de caminata, llega la aventura final y más grande. La batalla culminante para matar al falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual. Sin estar ya más envenenado por la civilización el huye, y camina solo por la tierra para perderse en la naturaleza.
Alexander Supertramp Mayo de 1992.
Hacia rutas salvajes. Sean Penn
Nuria López

Nuria López

¿Qué se siente cuando uno se aleja de la gente y ésta retrocede en el llano hasta que se convierte en motitas que se desvanecen? Es que el mundo que nos rodea es demasiado grande, y es el adiós. Pero nos lanzamos hacia delante en busca de la próxima aventura disparatada bajo los cielos.

Jack Kerouac. En el camino

Sergio García

Sergio García

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Henry David Thoreau

Van5

Ana López

 

Al infierno con la cultura

Tenía muchas ganas de leer a Herbert Read; con la pretensión -quizá- de adquirir armas con las que subvertir y cuestionar la autoridad, cualquier autoridad. Así que me he hecho con Al infierno con la culturaLa niña verde.

Ydáñez

Ydáñez

El viernes -que empecé Al infierno con la culturacoincidió que visité la exposición Desde Jaén 25 miradas, exposición colectiva de artistas de Jaén en la Universidad.

Miguel Scheroff. Cabeza de ciervo

Miguel Scheroff. Cabeza de ciervo

Comencé la visita nada mas terminar la cita de Eric Gill con la que se encabeza el primer ensayo y que concluía:

… Al infierno con la cultura: la cultura es una cosa que se añade, como si de una salsa se tratara, a un pescado que no está fresco y que, sin ella, tendría muy mal sabor.

Natividad Jiménez. Abrazo de las hojas de ginkgo azul

Natividad Jiménez. Abrazo de las hojas de ginkgo azul

Belin. Eterna juventud

Belin. Eterna juventud

Inca Quesada Bayona. Purgatorio III

Inca Quesada Bayona. Purgatorio III

David Padilla. Alfredo, mendigo con nombre

David Padilla. Alfredo, mendigo con nombre

Nadav Kander

Ví la arrebatadora Exposición Portraits del soberbio Nadav Kander en el remozado Centro Cultural Baños Árabes.
NK1 NK2 NK3 NK4 NK5¡Que pronto se mezclan en mi mente los recuerdos! 

Gulliver

Guillermo Pérez Villalta en el Museo de Jaén

¿Soy un ser humano que se avergüenza de su condición?

¿Un enano entre gigantes?

¿Un gigante entre enanos?