Archivo de la categoría: Cultura

Movimiento abierto por la cultura

MAC1

“Al parecer, los cultos griegos no tenían una palabra para la cultura. Tenían buenos arquitectos, buenos escultores, buenos poetas, como también tenían buenos artesanos y buenos estadistas. Sabían que su estilo de vida era un buen estilo de vida y, en caso necesario, estaban dispuestos a luchar para defenderlo. Pero nunca se les habría ocurrido que tenían un bien en sí mismo, la cultura. Algo a lo que sus académicos podían ponerle una marca registrada, algo que las personas superiores que tuvieran suficiente tiempo y dinero podían adquirir, algo susceptible de ser exportado a otros países junto con los higos y las aceitunas. Ni siquiera era una exportación invisible: si existía era algo natural de lo que no eran conscientes, algo tan instintivo como el lenguaje o la complexión de su piel. Ni siquiera podía describirse como un derivado de su estilo de vida: era el estilo de vida en sí mismo”.
Herbert Read: Al infierno con la cultura

MAC2

Hoy estuve en la manifestación-desfile del Movimiento Abierto por la Cultura (MAC) que finalizó en la Plaza de Santa María con la lectura de un Manifiesto por la Cultura en Jaén que consta de 14 puntos desilusionantes.

Si establecemos el 14 como el número ideal de propuestas ahí van las del Colectivo DesFace en su libro Contra el arte y el artista que puede descargar aquí.

MAC3

Foco Henri Langlois

Foco

En 1982, en el prefacio del libro de Richard Roud, L’Homme de la Cinémathèque, escribía François Truffaut:

Como todos los hombres “obsesionados”, Henri Langlois dividía el mundo, a las personas, los acontecimientos en dos bloques: 1) lo que es bueno para la Cinémathèque; 2) lo que no es bveno para la Cinémathèque. Aunque alguien le conociera desde  hacía diez años, no perdía el tiempo preguntándole por su salud o su familia, porque las mismas nociones de salud y de familia sólo se podían referir a la salud de la Cinémathèque y a la familia de la Cinémathèque. Ésto no le impedía ser cordial siempre que el interlocutor aceptara subirse en marcha al tren de su conversación, que era más bien un monólogo que giraba alredor de un complot sobre el cual no le importaba que el otro ignorara las circunstancias. Por ejemplo: “-Buenos días Henri, ¿qué tal te va? -Muy mal. La rue de Valois quiere anular la asamblea del 17 de marzo a causa de las procuraciones, pero yo he contestado al inspector Pasquet que, si el ministerio hacía caso omiso de las resoluciones del 23 de julio, yo cerraría la rue de Courcelles y convocaría a los miembros de la subcomisión para leerles el informe Novak de la FIAF que sigue a la resolución 35 bis del Manifiesto de Locarno, y después he encargado a Viktor que le diga a Bascafe que el 11 de marzo no me harán lo del 29 de abril”.

Nos habíamos acostumbrado a escuchar sin entender nada, a no hacer preguntas, como quien, sin saber nada de solfeo, observa una partitura musical, y habíamos cogido simpatía a esta locuacidad paranoica y a estas caras de conspirador; haciamos broma entre nosotros hasta el momento en que, en febrero de 1968, resultó que todo era cierto. (…..) Fue necesario que el gobierno de De Gaulle la tomara con Henri Langlois e intentara echarlo de la Cinémathèque que él mismo había creado para que se levantara el viento de la desobediencia y las calles de París se llenaran de contestatarios. Si se mira hacia atrás, parece evidente que las manifestaciones a favor de Langlois fueron, respecto a los acontecimientos de mayo de 1968, lo mismo que el tráiler respecto a la gran película que éste anuncia.

Obsesión igual debe aquejar a quienes integran el Foco Henri Langlois;  sin ella no se explica la magnífica programación que han elaborado.

Jaén, este otoño, seguirá sin cines en la ciudad, pero al menos tendremos Cine.

Más información en este enlace.

 

Viaje al mar del norte

Hermosa colectiva en el Museo Provincial.

Lola Moral

Lola Moral

El viaje facilita la huida de lo propio que oprime y coacciona y ofrece un potencial por descubrir. En el mar y en el desierto es donde mejor se evidencia la infinita gama de direcciones que el tiempo y el espacio ofrecen al viajero que no quiere someterse a una carta de ruta y hace camino al andar.

Lebrero Stals

Sergio García

Sergio García

Camina dos años por la tierra. Sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos. Libertad absoluta. Un extremista. Un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Y ahora después de dos años de caminata, llega la aventura final y más grande. La batalla culminante para matar al falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual. Sin estar ya más envenenado por la civilización el huye, y camina solo por la tierra para perderse en la naturaleza.
Alexander Supertramp Mayo de 1992.
Hacia rutas salvajes. Sean Penn
Nuria López

Nuria López

¿Qué se siente cuando uno se aleja de la gente y ésta retrocede en el llano hasta que se convierte en motitas que se desvanecen? Es que el mundo que nos rodea es demasiado grande, y es el adiós. Pero nos lanzamos hacia delante en busca de la próxima aventura disparatada bajo los cielos.

Jack Kerouac. En el camino

Sergio García

Sergio García

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Henry David Thoreau

Van5

Ana López

 

Al infierno con la cultura

Tenía muchas ganas de leer a Herbert Read; con la pretensión -quizá- de adquirir armas con las que subvertir y cuestionar la autoridad, cualquier autoridad. Así que me he hecho con Al infierno con la culturaLa niña verde.

Ydáñez

Ydáñez

El viernes -que empecé Al infierno con la culturacoincidió que visité la exposición Desde Jaén 25 miradas, exposición colectiva de artistas de Jaén en la Universidad.

Miguel Scheroff. Cabeza de ciervo

Miguel Scheroff. Cabeza de ciervo

Comencé la visita nada mas terminar la cita de Eric Gill con la que se encabeza el primer ensayo y que concluía:

… Al infierno con la cultura: la cultura es una cosa que se añade, como si de una salsa se tratara, a un pescado que no está fresco y que, sin ella, tendría muy mal sabor.

Natividad Jiménez. Abrazo de las hojas de ginkgo azul

Natividad Jiménez. Abrazo de las hojas de ginkgo azul

Belin. Eterna juventud

Belin. Eterna juventud

Inca Quesada Bayona. Purgatorio III

Inca Quesada Bayona. Purgatorio III

David Padilla. Alfredo, mendigo con nombre

David Padilla. Alfredo, mendigo con nombre

Nadav Kander

Ví la arrebatadora Exposición Portraits del soberbio Nadav Kander en el remozado Centro Cultural Baños Árabes.
NK1 NK2 NK3 NK4 NK5¡Que pronto se mezclan en mi mente los recuerdos! 

Aceite curativo

Aceitera

El refranero es pródigo con las virtudes del vino: El buen vino alegra el ojo, limpia el diente y sana el vientre. Menos con las del aceite aunque haya dichos como:
Aceite y romero frito, bálsamo bendito.
Aceite y vino, bálsamo divino.
Con aceite del candil, curar grandes males vi.
El aceite es armero, relojero y curandero.
Duelen llagas, y no tanto untadas.
Si tienes un ojo malo, úntalo con aceite; si no se te pone bueno, se te pondrá reluciente. 
El aceite de Aparicio no es santo, pero hace milagros.

La despechada Altisidora, aquella que llamó “don bacallao, alma de almirez y cuesco de dátil” a nuestro sin par Don Quijote, curó a nuestro caballero de sus golpes y magulladuras con “Aceite de Aparicio”, ¿ pero, qué es este aceite de Aparicio?

Se trata de una preparación medicinal cuya invención se atribuye a un curandero morisco nacido en Lequeitio a comienzos del XVI de nombre Aparicio de Zubia. He localizado varias recetas para su elaboración:

La primera es de Gregorio López y aparece en su “Tesoro de medicinas” de finales del XVI.

Azeyte de aparicio:
Flor de hipérico ……. 8 onzas
Raíz de valeriana ….. 4 onzas
Cardo benedicto …… 4 onzas
Trigo limpio ………… 5 onzas
Todo quebrantado infundido en 3 libras de vino blanco bueno día y noche, otro día echar sobre esta 3 libras de azeyte añejo, mezcla todo a fuego manso en olla vidriada hasta que se consuma la humidad del vino y yerbas meneando que no se quemen las yerbas, y exprimidas, y colado el azeite echar 2 libras de trementina de abeto y cozer abeto y aceite en olla tapada a fuego manso quarto de ora y sacado y tibio echar dentro 8 onças de buen incienso y torceado al fuego menearlo, hierva quarto de ora a apartado taparlo con frazada doblada hasta que se enfríe.
Aprovecha a toda herida fresca, y golpes que puedan engendrar corrupción, si las toma con la sangre por que luego la estanca aunque sea de arterias, quita dolor, y en breve las suelda, a llagas viejas, almorranas, carbunclos, lobanillos encogidos, y otras nacencias, quartanas y terciabas untando al enfermo tres o quatro veces, dolor de costado con tos de estómago, hilada, cólica, riñones, gota frio, dolor de junturas de frio, pasiones de m. y tetas y todo esto untando por de fuera otro azeyte que dicen de la de Olmedo de casi los mismos efectos aunque dicen que este es el de aparicio. Mirra una onza en cantidad, incienso macho onça y media, trementina una libra, azeyte dos libras, cuezan trementina y azeyte a fuego manso en olla vidriada una ora y apartada del fuego por tres credos echar el incienso, y mirra y atapar presto no le queme la cara, y dando un hervor quitarlo este tapado tres oras. Lavada la herida con vino tibio y enjuta poner encima un lienço mojado en este azeyte.

La segunda de Félix Palacios, de su Palestra Pharmacutica Chymico-Galenica de 1706. Utiliza romero, hipérico, ruda, absintio, camomila, lentisco, gordolobo, centáurea y sanguinaria de esta manera:

Tomáranse las hojas, y flores recientes de todas las yerbas, bien limpias de sus partes leñosas, se machacarán en un mortero de piedra, y se infundirán en un Alambique de vidrio, con el azeyte comun, y claro, se pondrá por treinta dias al Sol, despues se echarán en un perrillo, de barro vidriado, añadiendo una libra de Lombrizes, se pondrá en el Baño de arena húmedo, se cocerà hasta la consumpcion de la humedad, después se colará con expression, y se pondrá en un calor lento, añadiendo la Resina, y la Colofonia, la Trementina y la goma de Enebro, hasta que se dissuelvan en el azeyte, despues se colarà,  y mezclarà con la Myrrha, Incienso, Almaciga, Sangre de Drago, Azibar, y Bolo Armenico, se pondrà en un calor lento por veinte y quatro horas, y se repondrà para el uso.
Es muy bueno para consolidar cualquiera suerte de heridas, se aplica encima, ó se echa dentro, quando la herida es profunda, lavando antes la llaga con Vino caliente, se unta el rededor de ella, juntando bien, y uniendo la carne; y poniendo encima muchos paños, y ligando para que se mantenga en este estado.

Por último, Francisco Alvarez Alcalá en su “Formulario universal o Guía práctica del Médico“, de 1841 nos da estos ingredientes:
Aceite de olivas ………………….. 2250 g.
Sumidades floridad de hipericón, ruda … 560 g.
Lombrices terrestres …………………180 g.
Trementina buena …………………….560 g.
Resina de enebro en polvo ……………. 60 g.
Incienso en polvo …………………… 60 g.
Almáciga en polvo …………………… 60 g.

Aceite

Gulliver

Guillermo Pérez Villalta en el Museo de Jaén

¿Soy un ser humano que se avergüenza de su condición?

¿Un enano entre gigantes?

¿Un gigante entre enanos?