Archivo de la categoría: arte

Ángeles Agrela

El peso de Sara

De frente. Me gustas Ángeles Agrela.

Retrato (Serie Fanzine)

No sé. Tu mirada. Tus disfraces. Colores. Tu atmósfera. Encuadres. Ironía. Tus fondos o no fondos. Tus luchas. Tus contorsiones.

Sara en el sofá

Ángeles Agrela. Me gustas.

La elegida

Anuncios

Miguel García Vivancos

En el Museo Internacional de Arte Naïf “Manuel Moral” hay una pequeña sala a oscuras, que se ilumina cuando un sensor de movimiento te percibe. Contiene obras de Miguel García Vivancos.

Miguel fue un anarquista, miembro de Los Solidarios, exiliado a Francia tras la Guerra Civil, pintor de tardía vocación.

Con motivo de una exposición en la Galería Mirador de París en 1950, André Breton publicaba la siguiente reseña en Le Libertaire

LA PINTURA: MIGUEL G. VIVANCOS

Como al regresar de los bellos paseos, el crío a horcajadas sobre los hombros del padre –al cruzárselos, se va de la mirada del uno a la del otro, para componer una única mirada, que sería la mirada misma de la felicidad–, como también esas flores-llamas, los alelíes, nunca tan bellos cuanto fuera de alcance, en lo alto de los viejos muros, la pintura de Miguel G. Vivancos nos es una indiscernible lección de fuerza y candidez. El don que ella manifiesta es mucho más que aquel que nos agrada desvelar únicamente en el arte, es lo que sacraliza, a partir de la vida vivida más intensamente, la más elevada posibilidad de recomienzo de la vida. El crío para siempre sobre los hombros del hombre, la cima ardiente de un muro que desafía las ruinas, es la mirada de nuestro amigo Vivancos, que fue alternadamente conductor, portuario, pintor de paredes, vidriero, minero, antes de revelarse, al lado de Durruti, uno de los héroes más puros de la guerra de España (es al coronel anarquista Vivancos a quien se debe la toma de Teruel en diciembre de 1937; fue él quien, en tanto que comandante militar de Puigcerdà, organizó de manera impecable la evacuación hacia Francia de setenta mil republicanos). En este 14 de abril de 1950, día del aniversario de la proclamación de la República española, tengo la honra de saludar al hombre a quien la derrota momentánea de sus ideas y cinco años de campo de concentración en Francia no abatieron para nada y cuyo sorprendente destino es saber exaltar, hoy, como ningún otro, lo que supo defender: la simplicidad de un pueblo, la primavera de un castaño, las viejas piedras de la historia, la cúpula en marcha de las naranjas, las tiendecitas que sueñan y el deslumbramiento filosofal de los trigos maduros.

André Breton Le Libertaire, 21 de abril de 1950

Guillermo Cobo García. El bombardeo de Jaén

Viaje al mar del norte

Hermosa colectiva en el Museo Provincial.

Lola Moral

Lola Moral

El viaje facilita la huida de lo propio que oprime y coacciona y ofrece un potencial por descubrir. En el mar y en el desierto es donde mejor se evidencia la infinita gama de direcciones que el tiempo y el espacio ofrecen al viajero que no quiere someterse a una carta de ruta y hace camino al andar.

Lebrero Stals

Sergio García

Sergio García

Camina dos años por la tierra. Sin teléfono, sin piscina, sin mascotas, sin cigarrillos. Libertad absoluta. Un extremista. Un viajero de lo estético cuyo hogar es el camino. Y ahora después de dos años de caminata, llega la aventura final y más grande. La batalla culminante para matar al falso ser interno y concluir victorioso la revolución espiritual. Sin estar ya más envenenado por la civilización el huye, y camina solo por la tierra para perderse en la naturaleza.
Alexander Supertramp Mayo de 1992.
Hacia rutas salvajes. Sean Penn
Nuria López

Nuria López

¿Qué se siente cuando uno se aleja de la gente y ésta retrocede en el llano hasta que se convierte en motitas que se desvanecen? Es que el mundo que nos rodea es demasiado grande, y es el adiós. Pero nos lanzamos hacia delante en busca de la próxima aventura disparatada bajo los cielos.

Jack Kerouac. En el camino

Sergio García

Sergio García

Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Henry David Thoreau

Van5

Ana López

 

Los Arrabaleros – Tango y Cash

Gusanos

Un lugar mejor