Plazas

Callejón de las uvas

Transformación del Callejón de las Uvas

Aconsejan a quien va a iniciar el Camino de Santiago que, tras hacer la mochila, la vacie entera y quite la mitad de lo que ha metido pues descubrirá mientras camina el peso de lo superfluo e innecesario. Adopten este consejo los urbanistas de Jaén cuando remodelen plazas y espacios públicos. Tras plantear el proyecto reduzcan a la mitad su cuantía y eliminen lo prolijo, barroco, inútil y costoso de mantener. Una plaza es hermosa sólo con árboles, agua, tierra y personas que la ocupen, lo demás sobra, encarece y se deteriora con más facilidad.

Coca de la PiñeraSeñalaba Miguel Amorós en un artículo titulado La evolución de las ciudades bajo el dominio de las finanzas que: “La ideología de la moderna clase dominante se manifiesta en los edificios y, de modo general, en su manera de adueñarse del espacio. Sus monumentos encarnan sus valores y su contemplación nos sugiere jerarquía, artificialidad, fetichismo tecnológico, culto al poder, velocidad, control, incomunicación, condicionamiento, consumismo. Los más característicos son los centros comerciales de las afueras. Todos tienen algo de cárcel, lo que resulta paradójico ahora, cuando la moderna arquitectura carcelaria quiere suprimir las torres de vigilancia, cosa que dará a las cárceles la apariencia exterior de hipermercados.”

En lo que se refiere a la participación vecinal en las decisiones de cambios urbanos Miguel Amorós señala: “Si son recuperadas (las luchas urbanas) por las asociaciones de vecinos serán desvirtuadas, aseptizadas y anuladas. La pacificación de conflictos urbanos no es una vocación reaccionaria de los militantes vecinales sino una actividad remunerada: las asociaciones son subvencionadas para eso. Son centros de activismo cívico no contestatario que desempeñan una función animadora más que reivindicativa, y que no aspiran más que a formar parte del engranaje de decisiones administrativo. Si logran escapar a la recuperación de los mediadores, las luchas urbanas han de exigir como mínimo la presencia y el derecho a veto de los habitantes en todas las instancias cuyas decisiones les afecten. Pero éstos y sus representantes han de tener presente que se trata de luchas por el control del espacio social, por un uso social del espacio, uso solamente posible cuando los habitantes realmente se apoderen del espacio en el que viven (…)”.

Anuncios

Una respuesta a “Plazas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s